Packaged retail and insurance-based investment products - PRIIP

2018 — 2020

¿En qué normas se concreta esta iniciativa?

La regulación de estos productos, conocidos por las siglas PRIIP, del inglés packaged retail and insurance-based investment products, se compone de dos reglamentos europeos: uno de nivel 1, aprobado en noviembre de 2014 (Reglamento (UE) n.º 1286/2014), y un reglamento delegado o de nivel 2, aprobado en marzo de 2017 (Reglamento Delegado (UE) 2017/653). La iniciativa se completa con las directrices de la Comisión Europea de julio de 2017 y los documentos de preguntas y respuestas (Q&A) del Comité Mixto de las Autoridades de Supervisión Europeas y, en el caso de España, de la CNMV.

¿Cuáles son las fechas clave?

La exigibilidad de las normas sobre PRIIP estaba inicialmente prevista para enero de 2017, pero se retrasó un año y es aplicable desde enero de 2018, sin necesidad de que se produzca una transposición al ordenamiento jurídico español, al tratarse de reglamentos europeo de directa aplicación.

La obligación de aplicar esta iniciativa a los fondos armonizados o UCITS se demoraba hasta el 31 de diciembre de 2019, según marcó el reglamento europeo de nivel 1, si bien, en abril de 2019, el Parlamento Europeo ha extendido este plazo hasta el 31 de diciembre de 2021, dado que la prórroga inicial para los fondos armonizados o UCITS no incluía la derogación del KIID de UCITS (key investor information document), y la Comisión Europea sugirió entregar ambos documentos  a la vez.

Las autoridades supervisoras europeas de valores, bancario y seguros (las ESA) rechazaron esta propuesta el 1 de octubre de 2018, pues entendían que el presentar dos documentos ―KID de PRIIP y KIID de UCITS― podría dificultar las decisiones a los clientes y generaría confusión, y, por ello, plantearon una consulta en noviembre de 2018 sobre la modificación de la normativa PRIIP para, además, abordar algunos asuntos significativos que se habían identificado desde la implantación del KID para los PRIIP.

Así, el pasado 8 de febrero de 2019, las ESA publicaron su informe final en el que indican que están trabajando en la propuesta final de modificaciones de la normativa PRIIP y que se publicará durante 2019.

¿A qué entidades financieras afecta?

Esta iniciativa afecta a los fabricantes de productos de inversión minoristas empaquetados o basados en seguros (PRIIP) ―fábricas―, así como a las entidades financieras que asesoren sobre estos productos o los distribuyan en el territorio de la UE ―distribuidores―.

Son productos de inversión minoristas empaquetados aquellos productos cuyo valor esté sujeto a fluctuaciones en función de valores o índices de referencia; y son productos de inversión basados en seguros los productos de seguro que ofrecen un valor al vencimiento o de rescate que está expuesto en todo o en parte, directa o indirectamente, a las fluctuaciones del mercado. Incluye seguros de vida-ahorro y excluye los de vida-riesgo (fallecimiento o invalidez), no vida y planes de pensiones de jubilación.

Debido a los productos que abarcan los PRIIP, resulta exigible no solo a bancos, gestoras y empresas de servicios de inversión, sino también a los fabricantes y distribuidores de estos productos de seguros, como son las entidades aseguradoras y los mediadores de seguros.

Hasta ahora, los planes de pensiones no se consideran PRIIP. Las ESA, durante el 2019, revisarán su situación y decidirán si procede mantenerlos excluidos.

¿Cuáles son los principales efectos?

La normativa sobre los PRIIP obliga a las fábricas a elaborar un modelo normalizado de información precontractual (KID), dirigido a clientes minoristas para que estos puedan comprender y comparar las características fundamentales y los riesgos de estos productos.

Los fabricantes deberán elaborar los KID con el formato y contenido establecidos por la normativa, publicarlos en su página web y mantenerlos actualizados durante toda la vida del producto.

El contenido principal del KID es el siguiente:

  • La denominación y descripción del producto, sus principales objetivos, el tipo de inversor minorista al que va dirigido, su plazo, etc.
  • Un indicador resumido de riesgo, calculado con la metodología de cálculo de riesgo de la normativa, con un resultado para cada producto comprendido en las categorías de riesgos de 1 a 7.
  • La pérdida máxima del capital invertido.
  • La información sobre escenarios de rentabilidad, diferenciando entre favorable, intermedio y desfavorable.
  • Los costes asociados a la inversión, tanto directos como indirectos, que habrá de soportar el cliente minorista, sean costes únicos y recurrentes, presentados en forma de indicadores resumidos de estos costes.
  • Las indicaciones sobre la forma en que el inversor minorista puede presentar una reclamación.

Para seguir la evolución de esta iniciativa, consultar el apartado de documentos vinculados.

Si desea más información, no dude en contactar con finReg360 por cualquiera de las vías disponibles (ver pie de página).