IBOR transition: Euríbor y Eonia

2018 — 2022

¿En qué normas se concreta esta iniciativa?

La reforma de los índices de referencia nace a raíz de los casos de manipulación de los índices de referencia interbancarios (conocidos como «íbores»), que tuvieron lugar entre los años 2005 y 2008, y que derivaron en sanciones de más de 1.500 millones de euros impuestas a las instituciones financieras involucradas.

Esta situación puso de manifiesto la vulnerabilidad y los posibles efectos adversos que dichos índices pueden llegar a tener en la estabilidad del mercado y del sistema financiero en general.

Por ello, en el año 2013, el G-20 pide al Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, por sus siglas en inglés) que incluya en su agenda recomendar una regulación que permita cubrir las lagunas detectadas. Fruto de esa petición y como resultado del trabajo de autoridades, bancos centrales y reguladores, el FSB publica en julio de 2014 unas recomendaciones sobre los índices de referencia de tipos de interés, tituladas Reforming Major Interest Rate Benchmarks, que recomienda:

  • el fortalecimiento de la metodología de los índices vinculándolos, siempre que sea posible, a transacciones reales en lugar de a estimaciones, y la mejora de los procesos y controles del suministro de datos para el cálculo (lo que se ha venido en llamar «la reforma de los “íbores”»);
  • la identificación de tipos de interés de referencia alternativos libres de riesgo (risk free rates) y la promoción del uso de estos nuevos índices en los mercados.

Las recomendaciones del FSB dan lugar en Europa al Reglamento (UE) 2016/1011, que regula los índices de referencia, conocido como BMR, por sus siglas en inglés.

El BMR y sus equivalentes en otras jurisdicciones suponen un reto para el sector (en especial para los contribuidores y usuarios de los índices de referencia), dado que implica el nacimiento de nuevos índices (€STR, SOFR…) y un cambio de método para el cálculo de índices existentes (Euríbor, Eonia…) conocido como «IBOR transition».

En España, la CNMV dirige el cambio de metodología del Euríbor y la sustitución del Eonia, al ser designada autoridad competente para aplicar la nueva regulación de índices. Pese a ello, el Banco de España desempeña ciertas funciones y ambos reguladores están coordinados en el proceso de reforma de esos índices.

¿Cuáles son las fechas clave?

De acuerdo con el BMR, los proveedores de índices preexistentes tenían de plazo hasta enero de 2020 para solicitar autorización y registrarse como administrador de índices.

Por ello, el European Money Markets Institute (EMMI) solicitó a la autoridad belga de valores y mercados (FSMA, en siglas inglesas ) autorización como administrador del Euribor y del Eonia, que obtuvo por las autorizaciones del 2-7-2019 y del 11-12-2019, respectivamente.

Además de estos, destacan los siguientes hitos:

  • 13-9-2018: el €STR (euro short-term rate) se recomienda como índice libre de riesgo de la zona euro, y reemplaza al Eonia.
  • 1-10-2019: nace el €STR y se inicia el nuevo método de cálculo del Eonia, basado en el €STR más un diferencial (spread) fijo de 8,5 p. b. hasta su desaparición (Eonia = €STR + 8,5 p. b.).
  • 28-11-2019: se completa la transición a la nueva metodología híbrida de todos los contribuidores al Euribor y, por tanto, el Euribor continuará existiendo como índice BMR compliant.
  • 31-12-2021: desaparecerá el Libor.
  • 3-1-2022: desaparecerá el Eonia.

¿A qué entidades financieras afecta?

Además de afectar al EMMI como administrador de ambos índices y a todos los contribuidores de los datos, los cambios en los métodos de cálculo del Euríbor y del Eonia, y la posterior sustitución de este último, afectarán a las entidades, financieras y no financieras, y a los vehículos de inversión usuarios de ellos, cuando apliquen un índice o una combinación de índices al:

  • emitir un instrumento financiero;
  • determinar el importe a pagar de un instrumento financiero o de un contrato financiero;
  • ser parte en un contrato financiero que lo utilice como referencia;
  • elaborar un tipo deudor calculado como una horquilla o un recargo respecto de un índice o una combinación de índices y utilizado exclusivamente como referencia en un contrato financiero del que el prestamista sea parte;
  • calcular la rentabilidad de un fondo de inversión mediante uno de ellos para realizar un seguimiento de los rendimientos de dicho índice o combinación de índices, así como de definir la asignación de activos de una cartera o de calcular las tasas de rentabilidad.

¿Cuáles son los principales efectos?

En el caso de España, el cambio de método en el cálculo del Euribor ―utilizado en la mayoría de los préstamos hipotecarios― no debería afectar a los usuarios, porque, como se ha dicho, se prevé su la continuidad, aunque calculado con un nuevo método a partir de octubre de 2019.

Por el contrario, el nacimiento del €STR y la desaparición del Eonia en enero de 2022 deberán tenerse en cuenta por las entidades financieras y no financieras, pues en España son habituales los contratos de derivados referenciados a este último y la valoración y remuneración de colaterales basados en él.

Las principales consecuencias de dicho cambio serán:

  1. Legales: revisión de contratos, renegociación y subsanación de cláusulas tipo referenciadas a índices que no cumplan con el BMR y desarrollo de cláusulas fall back robustas.
  2. Operativas y tecnológicas: actualización de los sistemas y procesos de valoración y liquidación; por ejemplo, según la nueva hora de publicación.
  3. De modelización de riesgos: valoración de la exposición al riesgo.
  4. Contables: efectos en la contabilidad, especialmente en las coberturas contables

 


Para seguir la evolución de esta iniciativa, consultar el apartado de documentos vinculados.

Si desea más información, no dude en contactar con finReg360 por cualquiera de las vías disponibles (ver pie de página).