Revisión del Sistema Europeo de Supervisión Financiera en el marco de la Capital Markets Union - CMU

2019 — 2021

¿En qué normas se concreta esta iniciativa?

La Unión del Mercado de Capitales (CMU, por sus siglas en inglés) es una iniciativa lanzada en el año 2015 por la Comisión Europea que persigue fomentar la integración de los mercados europeos, proporcionar nuevas fuentes de financiación distintas de la bancaria a las empresas —especialmente a las pequeñas y medianas empresas—, ofrecer nuevas opciones a los ahorradores en toda la UE y, en definitiva, conseguir que el sistema financiero de la UE sea más estable, resistente y competitivo.

A diferencia de la Unión Bancaria, la CMU no contempla un supervisor europeo único de los mercados de valores, pero sí una reforma de la supervisión en la UE.

Así, la Comisión Europea publicó, en septiembre de 2017, una propuesta de revisión de diversas normas europeas en el ámbito de la CMU, que incluye la propuesta de modificación de los reglamentos que regulan las tres Autoridades Europeas de Supervisión (ESA).

La nueva propuesta de la Comisión mantiene las tres autoridades microprudenciales actuales (ESMA, EBA y EIOPA) y la macroprudencial, la JERS, con sus respectivos ámbitos, si bien refuerza sus cometidos. Como novedad en el ámbito de la supervisión, se ha debatido la posibilidad de que exista un supervisor europeo de prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo, tanto para la CMU como para la Unión Bancaria.

¿Cuáles son las fechas clave?

La fecha objetivo para conseguir la CMU era el año 2019.

Una vez implementadas la mayor parte de las medidas previstas desde 2015 —algunas se citan en el apartado siguiente—, la CMU encara una nueva fase tras la constatación de que no se ha conseguido modificar sustancialmente la proporción de financiación procedente del mercado en la UE y que las empresas siguen financiándose muy mayoritariamente en el canal bancario.

A lo anterior se añade el brexit, que acarreará cambios importantes en los mercados financieros europeos.

En este contexto resulta preciso repensar este proyecto de la CMU. Así, se ha publicado en octubre de 2019 un informe elaborado por un grupo de expertos de alto nivel (el denominado Next CMU High-Level Group) con algunas consideraciones preliminares para continuar avanzando en este proyecto de unión.

Sin duda, tras la irrupción de la crisis del COVID-19, sería muy aconsejable realizar una revisión del planteamiento de la propia iniciativa.

¿A qué entidades financieras afecta?

A todas las entidades financieras, pertenecientes a los ámbitos de valores, seguros o banca, y a los supervisores locales o autoridades nacionales competentes (ANC).

¿Cuáles son los principales efectos?

Resaltamos los siguientes efectos de la CMU:

  1. Aumenta las posibilidades de financiación a través de mecanismos no bancarios. Las iniciativas del crowdfunding, por ejemplo, forman parte de esta iniciativa.
  2. Facilita el acceso a los mercados de capitales. Para ello:
    • se ha dictado un nuevo reglamento de folletos que, entre otros aspectos, ha reducido la carga administrativa derivada de la elaboración del folleto para todos los emisores, en particular para las pymes, y
    • se ha mejorado el mercado de bonos corporativos.
  3. Favorece la financiación en infraestructuras. Aquí se enmarca, por ejemplo, las nuevas normas sobre el tratamiento de los proyectos de infraestructuras en el marco de Solvencia II
  4. Pretende incentivar la financiación minorista y la de los inversores institucionales y la creación de nuevos productos, como, por ejemplo, el producto paneuropeo de pensiones individuales o PEPP (ver la iniciativa relacionada). Aquí se enmarca también la directiva y el reglamentode distribución transfronteriza de fondos
  5. Finalmente, recoge las iniciativas legislativas destinadas a impulsar las titulizaciones simples, transparentes y estandarizadas en la UE.

Aún no se ha definido por el grupo de expertos antes citado una nueva hoja de ruta para la revisión de la CMU, si bien se espera que se vayan concretando sus pasos entre el segundo semestre de 2020 y el primero de 2021.


Para seguir la evolución de esta iniciativa, consultar el apartado de documentos vinculados.

Si desea más información, no dude en contactar con finReg360 por cualquiera de las vías disponibles (ver pie de página).